CAMPOS ESTELARES Y CONSTELACIONES

¿Quién no ha mirado alguna vez hacia el cielo, desde el campo, lejos de las luces de las ciudades, y se ha asombrado de la cantidad de estrellas que se ven?

Muchos de nosotros hemos tenido la tentación de colocar nuestra cámara sobre un trípode y disparar varias tomas. Después de varios intentos, lo más probable es que nos hayamos sentido frustrados por los resultados obtenidos, ya que en general, cuando vamos a recoger las copias en papel, o no nos las han revelado porque en la tienda se pensaban que no había nada en el fotograma, o en el mejor de los casos tenemos una fotografía en color verde con unos pocos puntos blancos impresos sobre ella.

Estas primeras experiencias no nos deberán desanimar. Quizás son producto de haber elegido mal la película utilizada, el lugar de la toma no era lo suficientemente oscuro y no han sabido procesar adecuadamente la película durante el revelado y positivado de las imágenes.

Debido al movimiento aparente de las estrellas sobre la esfera celeste (producido por la rotación de la Tierra), en la fotografía de campos estelares y constelaciones debemos considerar dos métodos fundamentalmente:

Fotografía sin seguimiento: se coloca la cámara sobre un trípode fotográfico y en posición "B" ("bulb") se dispara con el diafragma abierto al máximo. Para registrar las estrellas como puntos, los máximos tiempos de exposición son de 30 seg. si deseamos registrar zonas próximas al ecuador celeste (desde nuestras latitudes, zonas situadas en el horizonte sur) o 45 seg. para las regiones circumpolares (horizonte norte y cenit), utilizando objetivos de 50 mm. Si aumentamos la distancia focal del objetivo, deberemos reducir el tiempo de exposición para así evitar que las estrellas salgan como trazos. Las películas deben ser rápidas, de 800 ASA como mínimo. Con este método obtendremos imágenes en las que aparecen sólo las estrellas y objetos más brillantes, identificándose fácilmente los asterismos de las constelaciones.

Fotografía con seguimiento /Fotografía digital con seguimiento: si queremos aumentar la capacidad de registrar objetos más débiles, es imprescindible utilizar un trípode con una montura que nos permita realizar seguimiento manual o automático sobre una estrella determinada. Así se puede aumentar el tiempo de exposición hasta el máximo recomendado para cada emulsión, que puede oscilar entre los 5 minutos y las varias horas, según la focal empleada y la sensibilidad de la película. Las películas que recomiendo son de 800 a 1.600 ASA, frías como la Fuji o cálidad como la Agfa, según los gustos del aficionado. Con este método podemos obtener impresionantes fotografías de ricos campos estelares de la Vía Láctea y, empleando focales superiores a los 400 mm., multitud de débiles objetos de cielo profundo (nebulosas, cúmulos y galaxias) se ponen a nuestro alcance fácilmente.

Después de probar varias películas, recomiendo el uso de diapositivas, ya que se obtienen mayores definiciones y el equilibrio de color es más parecido a la realidad. Las diapositivas Fuji son de lo mejor que he probado.

Fotografías sin seguimiento

Fotografías con seguimiento

Fotografías digital con seguimiento

A AstrofotografiaA astrofografía